RESISTENCIA

La resistencia es un cambio, heredable, en la susceptibilidad de una población de hongos que provoca el fracaso repetido de un producto fungicida para alcanzar el nivel adecuado de control cuando éste es usado de acuerdo a las recomendaciones de la etiqueta para dicho patógeno.


Pero, ¿por qué es importante retrasar la evolución de la resistencia a los fungicidas?

Porque requiere cambios en las prácticas de manejo del cultivo y de las enfermedades, reduce las opciones disponibles de fungicidas y puede afectar al rendimiento.

Es importante mencionar que en la mayoría de los casos, la resistencia no sólo afecta negativamente al compuesto sobre el que se genera, sino que a menudo también confiere resistencia cruzada a otros compuestos químicamente relacionados. Esto es debido a que productos de un mismo grupo químico suelen afectar a un sitio de acción común, por lo que se considera que comparten un mismo modo de acción.

Como mencionamos anteriormente, una causa habitual de desarrollo de resistencia es una modificación genética en dicho sitio de acción. Cuando esto sucede, la interacción entre el compuesto y su sitio de acción se ve afectada y el fungicida pierde su eficacia. Puesto que todos los compuestos englobados dentro de un sub-grupo químico comparten un mismo modo de acción, hay un alto riesgo de que la resistencia desarrollada confiera automáticamente resistencia cruzada a todos los compuestos del mismo sub-grupo. Este es el concepto de resistencia cruzada dentro de una familia de fungicidas químicamente relacionados y supone la base de la clasificación de modo de acción de FRAC.

Entonces, ¿qué estrategias puedo usar?
Las estrategias para prevenir o retrasar la evolución de resistencias a los fungicidas consisten en las alternancias o rotaciones de compuestos con diferentes grupos de modo de acción son una recomendación sostenible y eficaz, lo que minimiza la selección para cada grupo de modo de acción. La clasificación de FRAC es una ayuda para seleccionar los fungicidas adecuados. Para controlar una población resistente a un producto será necesario aplicar otro producto efectivo, de diferente número o letra de grupo.

¿Hay alguna diferencia entre modo y mecanismo de acción?
Sí, el modo de acción se refiere al proceso afectado por el fungicida o a la secuencia de eventos que conducen a la muerte del patógeno. En cambio, el mecanismo (o sitio) de acción representa el sitio bioquímico con el cual el fungicida interactúa de manera específica con el hongo. Por ejemplo, en el caso de los triazoles, el modo de acción consiste en alterar la biosíntesis de esteroles en las membranas y el mecanismo de acción se basa en inhibir la demetilación.

Cuadro de riesgo de generación de resistencia (FRAC International)

Extraído de: Fungicide Resistance: the assessment of risk, 2007.

Este diagrama ejemplifica los riesgos inherentes (o intrínsecos) entre fungicidas y patógenos de desarrollar resistencia. La categorización del riesgo es aproximada y las valoraciones arbitrarias. Sin embargo, probablemente estas sean las mejores estimaciones que se pueden hacer a la luz del conocimiento actual. Representan riesgos bajo condiciones de uso de fungicidas sin restricciones, y de severa y sostenida presión de la enfermedad. En las estimaciones del riesgo real en un país o región también se deben tener en cuenta un rango de condiciones de uso del fungicida.