USO Y MANEJO RESPONSABLE

Es importante que se haga un uso responsable de los fitosanitarios siguiendo las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) que permiten que los productos sean aplicados eficientemente y que lleguen al objetivo (suelo, follaje, frutos, etc.) sin causar derivas hacia zonas o lugares “no objetivo”.

¿Qué tengo que tener en cuenta para el uso responsable de los productos fitosanitarios?

A la hora de emplear fungicidas, podemos identificar tres momentos clave: ANTES, DURANTE y DESPUÉS DE LA APLICACIÒN.

ANTES DE LA APLICACIÓN:
Esta etapa coincide con el momento de preparación de la mezcla y cargado del tanque.

  • Leer siempre las etiquetas y las hojas de datos de seguridad.
  • Dar aviso a las autoridades locales, escuelas y apicultores.
  • Regular las pulverizadoras empleando agua.
  • Calibrar la máquina considerando tipo de pastillas y distancia entre ellas, presión de trabajo, caudal resultante, velocidad de avance y uso de coadyuvantes específicos.
  • Medir las condiciones climáticas, teniendo en cuenta las Buenas Prácticas Agrícolas: dirección y velocidad de viento no mayor a 18 km/h, humedad relativa mayor al 50% y temperatura no mayor a 25ºC.
  • Se recomienda usar gotas mayores a 150 micrones.
  • Nunca comer, beber, ni fumar durante la preparación del caldo de aplicación ni en la aplicación.
  • Mantener alejados a los niños, a personas ajenas a la tarea y a los animales domésticos del lugar de preparación de productos.
  • Preparar el caldo de aplicación empleando los elementos de protección personal (EPP).
  • La preparación del caldo nunca debe hacerse en el interior ni en cercanía de viviendas, debe garantizarse buena ventilación en el caso de realizar la mezcla dentro del depósito, respetar las dosis y diluciones recomendadas en la etiqueta.
  • Aplicar la técnica de triple lavado o lavado a presión de los envases vacíos de productos fitosanitarios (según norma IRAM 12.069), e inutilizarlo para evitar su reutilización (perforando su base).
  • Nunca almacenar envases vacíos en pozos o basureros a cielo abierto.
  • Colocar los envases perforados en bolsas o envases identificables, en un sitio especialmente asignado a tal fin (sector aislado del campo, delimitado, identificado, cubierto y ventilado). Sólo tendrá acceso personal autorizado.
  • Tener siempre presente que:
    RIESGO QUÍMICO = TOXICIDAD X EXPOSICIÓN
    La toxicidad es la cantidad inherente de una  sustancia de causar daño.
    Exposición es el contacto efectivo de la sustancia química con el organismo. Las Buenas Prácticas Agrícolas, a través del uso responsable de productos, es quien asegura que el nivel de exposición sea lo suficientemente bajo como para que el riesgo sea mínimo.

 

DURANTE LA APLICACIÓN:
Etapa de aplicación del producto sobre el cultivo.

  • Controlar periódicamente el manómetro durante la aplicación para evitar caídas en la presión de trabajo estipulada.
  • Tratar primero los bordes, calcular vueltas a realizar y hacer la aplicación de ida y vuelta.
  • Contar con un equipo de aplicación que incluya agua limpia para primeros auxilios en el lote, lavador de envases y mezclador incorporado.
  • Nunca utilizar pulverizadoras que hagan circular producto o tengan mando con producto en el interior de la cabina.
  • Verificar condiciones del tiempo periódicamente (lluvia, temperatura, humedad relativa, velocidad y dirección del viento). Nunca aplicar en horas de excesivo calor. Al aplicar, tener presente las BPA para evitar derivas.
  • Usar la dosis indicada en la etiqueta de los productos y a los volúmenes recomendados en las mismas.
  • Evitar la presencia en el lote de niños y personas no capacitadas cuando se está aplicando.
  • Tener precaución respecto a fuentes de agua cercanas a la zona de tratada.
  • Verificar y respetar normativa local en cuanto a aplicaciones y distancias de aplicación a centros urbanos/viviendas.
  • Nunca comer, beber o fumar y usar los elementos de protección personal (EPP).

 

DESPUÉS DE LA APLICACIÓN:
Etapa de disposición de los residuos e higiene del personal.

  • Con los EPP puestos, lavar el equipo en zonas seguras, o sobre una cama biológica. El lavado de los equipos debe realizarse con agua 3 veces.
  • Quitarse el EPP y lavarse con abundante agua y jabón.
  • Lavar botas y guantes y el EPP en forma separada de la ropa doméstica.
  • Respetar los períodos de carencia (tiempo entre la  última aplicación y la cosecha o pastoreo de animales) y el tiempo de reingreso (tiempo que debe transcurrir entre la última aplicación y el reingreso al cultivo). Identificar el lote tratado.
  • En el caso de aplicar dos o más productos fitosanitarios al mismo tiempo, y que tengan diferentes tiempos mínimos de reingreso, usar como guía el que indica el mayor intervalo de tiempo.
  • Si se emplean tarjetas hidrosensibles para verificar la efectividad de la aplicación, utilizar los EPP y retirarlas inmediatamente luego de la aplicación.